Saltar al contenido.

Así que pasen cinco años

2014/12/17

Sobre los bastidores del alma cobra sentido el prólogo a Así que pasen cinco años. En conversaciones preliminares durante un 2013 no tan lejano, Alfonso Desentre cosió los abanicos rotos y finalmente me regaló su letra amorosa y familiar, su palabra artística.

Federico García Lorca  OBRAS COMPLETAS

 

NO CINCO AÑOS, pero si más de cinco meses han pasado desde que mi amigo Gustavo López Ibarra, inesperadamente, me ofreció este regalo y este reto dulcemente envenenado. Prologar un texto inasible ante el que siempre me he sentido sobrepasado, frustrado e impotente en la persecución de su misterio.
Leí creo que todo Lorca así pasados unos treintaicinco años. Y como mi amigo, lo hice en  una edición de la obra completa, de delicadas hojas y encuadernada en piel. Aquel fue un regalo de mi madre a mi padre en su primer noviazgo, que yo le robé pronto sin esperar a herencias. Hace poco, mi padre ya anciano lo descubrió en mi casa. Vi que me perdonaba orgulloso. Recuerdo como lo devoré a mis quince años y cómo me quedé parado ante aquella «leyenda del tiempo», pensando, quizá como el Joven, que los dulces mejor guardarlos para después. Dudoso argumento. Más tarde, ya dedicado profesionalmente a la interpretación y la dirección teatral, he abordado de forma recurrente muchos textos lorquianos, teatrales y poéticos. Pero si hay algo con lo que jamás me atreveré es con Así que pasen cinco años.
Lorca la consideraba una de sus obras «irrepresentables». No lo es. Los propios autores han tildado fácilmente determinados textos, a veces con orgullo, de comedias irrepresentables, según la tramoya y las convenciones de su época. Hoy, en mi opinión, se produce en cierta medida un fenómeno inverso. No existe teatro para ser leído. Afortunadamente, todo es representable, al menos desde el punto de vista formal. Los conceptos de puesta en escena y la evolución en la capacidad de lectura escénica del público así lo hacen posible. El debate no está ya en lo que es representable o no, sino en los propios límites de lo que podemos considerar teatro, debate en mi opinión que se presta a purismos igualmente estériles.
Pero Así que pasen cinco años es una materia que abruma abordar. Y resulta significativo que pese a su carácter referencial en el teatro contemporáneo no es nada frecuente en los escenarios. Se diría que no se presta a relecturas, actualizaciones, translaciones temporales ni revestimientos técnicos. Nada más difícil que materializar el misterio, que concretar en un tiempo teatral esta leyenda huracanada del tiempo, un tiempo desvaído, tiempo de espera o de añoranza, negación de la esencia misma del teatro: el presente. Paisajes descosidos del yo, bajo un abigarrado decorado de fantasmas, muñecos de porcelana, ecos, figurines violentos. Un espacio azotado, deshilachado, donde el ser se niega a habitar, unos personajes descarnalizados, sin nombre ni rostro imaginable, sumergidos en la bruma. Un texto, efectivamente, descosido.
Y es esa su dificultad casi insalvable: mantener la esencia del misterio y no despejar la nebulosa.
Dejémoslo para después. ¿Saben de verdad mejor los dulces después? ¿Es preferible la espera de un dulce ya mohoso o la añoranza de una fruta degustada aún demasiado verde?
Dejémoslo. Se me olvidará el sombrero. Es decir se me olvidó el prólogo.

Alfonso Desentre
Ciudad de Zaragoza, 2013

Biblioteca Mono de piedra

Así que pasen cinco años, con prólogo de Alfonso Desentre

Así que pasen cinco años, de Federico García Lorca
Descargar ePub.

 

 

Ilustración: figurín «Leonarda», por García Lorca para La cueva de Salamanca, entremés de Miguel de Cervantes. Teatro universitario La Barraca (1932-1937). OBRAS COMPLETAS, Aguilar 1962.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: